¿Te suena?

ME MEO DE LA RISA…

aunque pueda ser que es algo normal, esto no debe suceder. Es algo que nos han hecho pensar durante años. Una mujer cuando tose, estornuda, se ríe, corre o hace algún esfuerzo no tiene porqué tener pérdidas. Se le llama  “incontinencia de esfuerzo”, y tiene tratamiento. Hay otro tipo de incontinencias en algunas mujeres que no llegan al baño cuando de repente se dan cuenta que tienen necesidad de orinar. Esto también tiene nombre y apellido, se le llama “incontinencia de urgencia”. Además podemos sentir como sensación de peso, y como que algo desciende en nuestra zona perineal. Puede que suframos de un descenso de órganos o prolapso. O bien puede que nos duelan las relaciones sexuales, o no lleguemos al orgasmo. En todo ello te podemos AYUDAR. No pienses que se te pasará, puede que estés empeorando tu problema por no darle solución pronto.

Y ADEMÁS si no te pasa ….

PREVENIR, PREVENIR, PREVENIR….ESTO DEBERÍA SER NUESTRO MANTRA

Porque a pesar que puedas creer que tu  suelo pélvico está bien porque no da señales de tipo incontinencias,  prolapsos, o dolor  es necesario una revisión, como cuando vas al ginecólogo. Las mujeres tenemos más debilidad que los hombres en cuanto a la musculatura pélvica. Con el paso del tiempo y los cambios hormonales los músculos pierden su capacidad de contracción, es necesario llegar a la edad madura con un buen equilibrio postural, con un tono correcto y con fuerza. No tenemos que conformarnos con “eso es normal, les pasa a todas”. No pierdas de vista tu suelo pélvico y hazte una valoración de vez en cuando.