POSTPARTO

LAS PRIMERAS HORAS. Postparto Inmediato.3

 

**CONSEJOS PARA EVITAR EL ESTREÑIMIENTO:

Si has sido mamá me entenderás cuando te diga que sentiste pánico la primera vez que tuviste que defecar después de dar a luz…Es como si tuvieras que pasar otra vez por el momento del parto teniendo un pedazo cicatriz, o no. Una se siente con un miedo increíble a permitir que algo salga de nuevo. En la mente se pasan todo tipo de pensamientos. Me va a doler muchísimo, y si se me abren los puntos, seguro que no puedo, y encima…uy!! El bebé llora!! Todo estos pensamientos son normales que ocurran. Lo único que contribuimos a que se produzca estreñimiento. El miedo colapsa los esfínteres.

El estreñimiento es mal amigo del suelo pélvico y si además lo unimos al momento muy delicado del postparto inmediato tenemos una situación de “alarma: cuidado”.

Como en el post: “Regla de oro en el postparto” te comenté en las tres primeras semanas después del parto tienes que ir con mucho cuidado con ejercer presiones hacia abajo, y si vas estreñida, lo más seguro es que tengas que hacer fuerza hacia tu cavidad inferior.  Todo el sistema ligamentario y miofascial está todavía volviendo al sitio y si yo cargo con pesos, o paso mucho rato de pie, o hago un ejercicio hiperpresivo, como los abdominales típicos, lo más seguro es que mi sistema de ligamentos y fascias se vean debilitados. Esto puede conllevar que en un futuro puedas sufrir descenso de vísceras pélvicas o prolapso. Aquí tienes unos cuantos consejos para evitar el estreñimiento, y en caso de no poder evitarlo, como hacerlo menos lesivo.

Busca el Buen Momento: Cuando sientas la primera necesidad de ir al baño, ve. No te esperes. Es el momento más fácil para que puedas expulsar las heces. Si dejas pasar esta “llamada” lo más seguro es que no la vuelvas a sentir hasta el día siguiente o al otro. Cada vez tendrás menos ganas, el reflejo desaparece. El mejor momento suele ser ir después de las comidas, en particular después del desayuno.

-La Posición Correcta: seguramente ya lo habrás oído, pero los wáter de hoy en día son potencialmente dificultadores del vaciado. Son muy altos. Apoya los pies en un taburete o en un alza para los niños, de tal forma que te quede la rodilla quede a la misma altura que de la cadera. ( Ojo: No más alto como solemos decir en caso de no estar embarazada)

-No empujes. Y si es inevitable empujar, hazlo expulsando el aire por la boca, como si tocases un instrumento de viento.

-Puedes usar supositorio de glicerina para provocar la necesidad si todavía no has ido después de un día.

-Sentada en el w.c no pases mucho tiempo. Si no es el momento, es inútil crear presiones prolongadas sobre un periné “abierto”

No te vayas hacia adelante del inodoro. No es la dirección correcta.

-Bebe suficiente agua. Es necesario para unas heces bien hidratadas, y además la lactancia te demandará más.

-La alimentación la más adecuada posible: como siempre la fibra es importante, pero tampoco te pases de fibra de cereales o suplementos, pueden hacer el efecto contrario. Toma fruta suficiente y miel.

Y si tu problema no se soluciona consulta a un profesional. No es cuestión de jugar o no darles la suficiente importancia que se les debe dar.

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *